jueves, 12 de octubre de 2017

PICA PICA DE SEPIA (Receta mallorquina)


Pica pica de sepia


Siendo niña probé este plato la primera vez que pisé Mallorca y fue amor a primera vista, pero amor de verdad,  del que dura toda la vida 😍. Es un guiso tradicional, pero la costumbre es tomarlo de picoteo y por eso se llama pica  pica, además de que pueda ser más o menos picante según los gustos, por lo que muchos dicen que el nombre viene de ésto y no de lo anterior.  Nunca he sabido si es por una razón o por la otra, pero la verdad es que da exactamente igual. Lo importante es que es ESPECTACULAR.


Como cualquier guiso tradicional que se precie, en cada casa se hace de la forma en que se hizo siempre en la familia. En muchas se añaden pasas y piñones pero yo no le pongo porque en mis recuerdos nunca estuvieron.  Con los guisos tradicionales pasa como con las croquetas, si preguntamos cuáles son las mejores croquetas la respuesta será unánime: las de mi madre! 
En mi caso, mi madre, que tampoco era de aquí, también hacía pica pica con calamares en vez de sepia y le quedaba maravilloso, faltaría más. Eso si, siempre se aprenden cosas a lo largo de la vida y yo le pillé el truco a Koldo Royo como verás en la elaboración,  para que la sepia quede absolutamente tierna. 
Pues venga, toma nota de los ingredientes y anímate con este pica pica... y ya que nos ponemos podemos hacer más cantidad para congelar y disfrutar más adelante.


Ingredientes:
- 1 kg. de sepia
- 2 dientes de ajo
- cayena o guindilla
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- 2 cebollas grandes
- 1 pimiento verde
- 400 gr. de tomate triturado
- 1 vasito de brandy
- 1 hoja de laurel
- una pizca de azúcar
- sal
- aceite de oliva

Elaboración:
1. Limpiamos la sepia y la troceamos en daditos.
2. Aquí va el truco para que salga tiernísima: Se ponen los dados de sepia en una cazuela a fuego lento, sin nada de aceite, y se va removiendo mientras suelta todo el agua y va reduciendo de tamaño y cambiando de color. No puedo decirte exactamente cuanto tiempo llevará este paso, pueden ser 20 minutos o media hora, o tal vez más, dependiendo de la cantidad y de la temperatura del fuego.
 


3. Mientras tanto pica los dientes de ajo, las cebollas y el pimiento verde.
4. De vuelta a la sepia, ahora echaremos un buen chorretón de aceite de oliva, y los dientes de ajo, y removeremos todo subiendo el fuego.
5. Agregamos la cebolla y el pimiento verde, y también un par de cayenas o guindilla si quieres que sea un poco picante. Por supuesto es opcional, si no te gusta no le pongas nada.
6. En este momento salamos ligeramente y añadimos el vasito de brandy y la hoja de laurel, y dejaremos a fuego vivo para que se evapore el alcohol.


7. Por último agregamos el pimentón, removemos y añadimos el tomate junto con una pizca de azúcar para evitar la acidez. Tapamos la cazuela y bajamos el fuego casi al mínimo para que se haga lentamente, más o menos una hora, hasta que esté en su punto. Como ves no le he añadido demasiada sal porque la sepia puede quedar muy salada como te pases, así que si hace falta es mejor rectificar una vez que esté totalmente hecha.




Amor al primer bocado, ya lo verás.






¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+

jueves, 5 de octubre de 2017

ARROZ FRITO CON HUEVO ESTILO THAI


Arroz frito con huevo estilo Thai


Como sabes de mi afición por la cocina asiática, principalmente china,  no te sorprenderá la receta de hoy.  Si hay alguna receta que hemos adoptado en todas las casas es el arroz tres delicias, o cuatro o cinco, porque da mucho juego. Pero convendrás conmigo en que ya lo tenemos muy visto, y además no es el que te traigo hoy.

Este arroz frito lo descubrí hace unos meses y he perdido la cuenta de las veces que he echado mano de él para acompañar todo tipo de platos, sean asiáticos o no.
Esta es mi versión de una receta de Kwam Homsai, de arroz frito con ajos, pero la mía lleva menos ajos y alguna otra cosita que también he variado para adaptarla a los gustos de casa. Pero le he sacado tanto partido a este arroz que por eso quiero enseñártelo y animarte a que lo pruebes, es muy sencillo de hacer y siempre está bien ampliar las opciones para una guarnición diferente. 

Dejando a un lado el tipo de arroz, si es mejor una variedad u otra, de grano largo o redondo, jazmín,  basmati, etc., lo interesante es que se hierva con antelación (incluso hacerlo el día antes)  para que repose lo suficiente, aunque yo lo he hecho ya muchas veces con el tiempo justo y sinceramente no he notado tanta diferencia, por mucho que se me echen encima  los puristas de la cocina tailandesa 😜.


Ingredientes (2 o 3 personas):
- 2 tazas de arroz redondo previamente cocido
- 2 huevos 
- 2 dientes de ajo
- 1/2 cebolla
- pimienta blanca
- 1 cucharada de salsa de soja
- 2 cucharadas de aceite de oliva suave

Elaboración:
1.- Hierve el arroz en agua con sal y déjalo un poco al dente porque luego hay que sofreírlo un ratito por lo que mejor que quede un poco duro que pasado. Si lo haces el día anterior lo dejas en la nevera en un recipiente tapado y si lo haces el mísmo día pues lo dejas en un colador para que se escurra bien y se enfríe.
2.- Pica los dientes de ajo y media cebolla, todo muy chiquitito.
3.- En una sartén o cazuela baja saltea el ajo muy picado en aceite de oliva suave o girasol hasta que empiece a tomar un poco de color pero sin que se queme.
4.- Casca un par de huevos y rómpelos con una cuchara removiendo como si hicieras huevos revueltos. Si vas a hacer más cantidad de arroz, añade más huevos. Yo pongo un huevo por persona.



5.- Sin dejar de remover  añade la cebolla picada y sigue removiendo dos o tres minutos más. La cebolla debe quedar un poco al dente. No te preocupes porque no va a quedar dura en absoluto ya que la hemos picado muy chiquitita.



6.- Ahora incorpora el arroz y sigue removiendo todo el tiempo. Sazona con una pizca de pimienta blanca y una cucharada de salsa de soja. Sigue dando vueltas a todo el conjunto durante unos minutos, que por algo se llama arroz frito, para que se integren todos los sabores.




Y listo! Ya te dije que es muy sencillo, pero te va a sorprender para bien.





¡¡Nos vemos la semana próxima!!


También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+

viernes, 29 de septiembre de 2017

TARTA DE NATILLAS




Tarta de natillas



Uno de los poquísimos postres que he preparado este verano es esta tarta de natillas. La idea me rondaba hace tiempo y por curiosidad busqué por la red a ver si alguien la había hecho. Pues si, ya hay pocas cosas que no se encuentren en internet y encontré varias tartas parecidas a la idea que yo tenía, así que entre unas y otras salió ésta que te enseño hoy.


La idea principal era no usar el horno, y la segunda, que no me llevara más de media hora de preparación que es el tiempo que he aguantado dentro de la cocina. Con estos requisitos he echado mano de los típicos sobres de natillas o flan de toda la vida y para la base unas galletas maría hechas polvo, luego unas hojas de gelatina para cuajarla y a la nevera unas cuantas horas. Como ves es facilísima...¿Que si está buena? ¡¡Un montón!!


Ingredientes:
- un paquete de galletas maría (36 galletas)
- 75 gr. de mantequilla
- 1/2 litro de leche
- 4 cucharadas de azúcar
- 1 sobre de preparado de natillas
- 4 hojas de gelatina
- canela en polvo

Elaboración:
1- Trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida (en el micro unos minutos). 
2. Forramos la base del molde con esta mezcla aplanándola con los dedos o con una cuchara. Puedes dejar solo la base o subirla un poco por las paredes como yo hice.



3- Hidratamos las hojas de gelatina en un recipiente con agua  fría durante unos minutos.
4- Calentamos la leche con el azúcar menos un vaso que usaremos para disolver el sobre de natillas.




5- En cuanto empiece a hervir añadimos el vasito de natillas y removemos hasta que empiece a espesar.
6. Retiramos del fuego y escurrimos las hojas de gelatina hidratadas que incorporaremos a las natillas calientes removiendo para que se disuelvan completamente.
7- Por último rellenaremos la base de galletas con la mezcla de las natillas. En cuanto se temple un poco llevaremos la tarta a la nevera y la dejaremos por lo menos dos horas para que cuajen del todo.




Una vez fría la desmoldamos y cuando la vayamos a sacar a la mesa, espolvorearemos canela por la superficie. También le puedes poner virutas de chocolate o cualquier otra cosa que se te ocurra.





¡La tienes que probar!




¡¡Nos vemos la semana próxima!!


También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+

jueves, 21 de septiembre de 2017

QUICHE DE ATÚN


Quiche de atún



¡¡Muy buenas a tod@s!! 
¿Qué tal el veranito???
A mi se me hace cada año más largo y es que el calor lo condiciona todo irremediablemente. Lo que mejor se me ha dado, básicamente, es hacer lo menos posible.  Prometo que cada verano me hago un montón de propósitos, entre ellos el de experimentar cosas nuevas en la cocina, pero francamente, lo único que he experimentado es un calor infernal. Por eso muchas recetas que me apetecía hacer han quedado a la espera de tiempos mejores, y septiembre de momento se está portando bien, así que a mi horno también se le han acabado las vacaciones.

Esta primera receta de la nueva temporada digamos que no es muy ligera, pero te la van a quitar de las manos cuando la saques a la mesa. Para repartir las culpas, por aquello de las calorías, es una buena idea hacerla cuando tengas invitados, así te aseguras de comer sólo un trocito y santas pascuas.
Bueno, pues toma nota de los ingredientes y espero que te guste!



Ingredientes:
- 1 lámina de masa quebrada 
- 3 huevos
- 1 lata de atún en aceite (120 gr.)
- 1 lata de pimiento morrón (80 gr.)
- 100 gr. de tomate frito
- 100 gr. de nata para cocinar
- 100 gr. de queso rallado
- perejil fresco 
- una pizca de sal
- aceite o mantequilla para engrasar el molde

Elaboración:
Calentamos el horno a 200ºC
1. Engrasamos un molde de horno con aceite o mantequilla, extendemos la masa quebrada pinchando el fondo para que no suba demasiado en el horno y lo metemos durante 12 o 15 minutos. Lo sacamos y dejamos que se temple un poco mientras preparamos el relleno.  Si utilizas un molde de silicona no hará falta engrasarlo.



2. Batimos 3 huevos con una pizca de sal y añadimos el atún desmigado escurrido del aceite lo más que podamos.
3. Incorporamos el pimiento rojo troceado y el tomate frito.



4. Agregamos la nata líquida , el perejil fresco picado y el queso rallado. Removemos todo bien y rellenamos la masa quebrada.


Bajamos el horno a 180ºC  con aire, y metemos la quiche 30  minutos. Pinchamos el centro y si parece que está todavía un  poco líquida la dejamos unos minutos más hasta que esté totalmente cuajada. En mi horno siempre necesita 40 minutos, pero ya sabes que cada horno es de su padre y de su madre.

Se puede comer tanto fría como caliente, así que otra ventaja es que la puedes dejar hecha con antelación y llevarla al trabajo, por ejemplo. 

¿A que te apetece un trocito?




¡¡Nos vemos como siempre la próxima semana!!


También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+

jueves, 13 de julio de 2017

ENSALADA DE GULAS Y SURIMI



Ensalada de gulas y surimi


Mallorca es un lugar privilegiado con unas calas maravillosas y unos paisajes que te mueres. Lástima que haga un calor infernal en verano. 
Cada año llegan miles y miles de guiris más blancos que la leche que en cuestión de horas cogen un color cangrejo ideal. Oye, que luego entre sus recuerdos de vacaciones se lleven un futuro cáncer de piel, pues es su problema, no? A estas alturas no será por falta de información ni por cremas protectoras que pueden comprar a pocos metros de cualquier playa, así que allá ellos que ya son mayorcitos. 

Al paso que van las cosas, con esa fea costumbre que están adquiriendo estos últimos años que consiste en denunciar al hotel por cualquier estupidez cuando vuelven a su casa para que les salga todo gratis (respira que llega la coma),  ojo que igual nos los encontramos en el futuro denunciando al país entero por tener este sol de justicia. Entre los jetas, los colgaos que se nos tiran de los balcones y los que sólo vienen a beber desde que aterrizan, es urgente replantearse este tipo de turismo cutre. Más vale que la isla es grande y no sólo tiene ese turismo de vergüenza que aparece en televisión  (de hecho es una minoría aunque parezca lo contrario) o estaríamos apañados. 

Apañada es también esta ensalada, fría o medio tibia si prefieres, con unas gulas al ajillo y un aliño dulzón de los que me encantan. Te aseguro que es lo bastante contundente como para satisfacer una comida o una cena de estos días calurosos y aunque he puesto cantidades en los ingredientes esto es orientativo para que cada uno la adapte al hambre canina que tenga en ese momento.

Con esta ensalada me despido hasta septiembre, me voy con mi toalla y mi crema solar a disfrutar de la playa que queda verano para rato.  Nos vemos.

¡¡ Feliz verano!!


Ingredientes (2 raciones):
- 125 gr. de gulas
- 8 palitos de surimi
- lechuga variada (yo brotes tiernos de rúcula, espinacas, hoja de roble, etc)
- 2 tomates
- 1 diente de ajo
- aceite de oliva virgen extra
Aliño:
- sal y pimienta negra
- 2 cucharadas de vinagre de Jerez
- 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- 1 cucharada de mostaza
- 1 cucharada de miel

Elaboración:
1. Hacemos las gulas al ajillo sofriendo el ajo picado en una sartén con aceite de oliva hasta que coja un poquito de color.
2. Añadimos las gulas y salteamos un par de minutos. Retiramos la sartén del fuego y según te apetezca las dejas enfriar o las reservas al calor.
3. Troceamos los palitos de surimi.



4. Mezclamos los ingredientes del aliño con una varilla para que se liguen bien.



Montamos la ensalada en cada plato con una base de lechugas variadas, tomates en rodajas, los palitos de surimi y las gulas al ajillo. Ahora solo nos falta ponerle el aliño tan rico que hicimos y listo.


¡¡Hasta pronto!!

También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+

jueves, 6 de julio de 2017

CHULETAS DE AGUJA DE CERDO AL LIMÓN


Chuletas de cerdo al limón



Cada vez quedamos menos por estos mundos blogueros, todo el que puede se va de vacaciones y el que no, se toma unas semanas de descanso. Con estas temperaturas no apetece cocinar y mucho menos sacar fotos mientras la cocina es un infierno.

Sobre esto de las temperaturas aprovecho para reivindicar algo que me tiene frita toda la vida, así que hago un llamamiento a las cadenas de televisión. Señores y señoras de la tele: las Islas Baleares están a la derecha, en el Mediterráneo... todo el mundo lo sabe... pero en la tele sólo se intuye porque los del tiempo nos tapan una y otra vez. 
Lo más ridículo es que todos acabamos torciendo el cuello como si pudiéramos ver detrás del meteorólogo de turno. Los que no viven aquí no se imaginan la frustración que arrastramos día a día viendo el tiempo a medias,  así que por favor ¿es tan difícil explicar el tiempo y a la vez sacar TODO el mapa de España? ¿Por qué las Canarias tienen enchufe y las suben de su lugar para que se vean bien, ehhh???

Bueno, vuelvo a la receta de hoy, una receta con la única pretensión de que no te pegues ninguna paliza en la cocina, que hace muchísimo calor. Además de las ensaladas con las que al final del verano se nos va a quedar a todos cara de lechuga, se imponen los platos rápidos tipo filete de lo que sea a la plancha y si te quedas con hambre a comer fruta que es muy sana. 
Pues esto es lo de hoy, una carne a la plancha con una salsita de limón y cebolla para darle otro aire a las chuletas de cerdo. Me gustan mucho más estas chuletas de aguja que las otras que son más secas, pero eso va a gustos, y también lo puedes hacer con filetes de pollo si prefieres.
Vamos a cocinar un poco, pero literalmente.

Ingredientes (2 raciones):
- 2 chuletas de aguja de cerdo
- 2 dientes de ajo
- media cebolla
- perejil fresco (1 cucharada)
- el zumo de 1 limón
- 1 vasito de caldo de pollo o carne
- sal
 
Elaboración:
1. Sazonamos las chuletas de aguja y las hacemos en una sartén hasta que estén a nuestro gusto y las reservamos (por ejemplo dentro del micro para que no se enfríen).
2. En la misma sartén pochamos la cebolla picada con los dientes de ajo hasta que la cebolla esté transparente y blandita.
3. Incorporamos el caldo de pollo ( o media pastilla de caldo disuelta en un vaso de agua) y el zumo de limón. 
4. Dejamos que se reduzca esta salsa durante diez minutos aproximadamente y finalmente añadimos el perejil picado.


Servimos las chuletas con la salsita por encima y las acompañamos con unas patatas fritas o una buena ensalada verde. 

¡¡Listo!!




¡¡Nos vemos la semana próxima!!


También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+

jueves, 29 de junio de 2017

MACARRONES CON CALABACINES Y TOMATES CHERRY




Macarrones con calabacines y tomates  cherry



Me imagino que todos, en algún momento, hemos tenido la tentación de hacernos veganos o vegetarianos, ya sea por salud o por convicciones de otro tipo. Yo también lo he pensado alguna vez pero confieso que la tentación me dura dos minutos y es que me resisto a renunciar a todo lo que me encanta.
Si ya es difícil seguir una dieta para adelgazar (sabemos que cualquier excusa es buena para saltársela) no me quiero imaginar un cambio tan radical y definitivo, en principio. 

En esos momentos de duda acabo pensando que al fin y al cabo podría atiborrarme de pasta, vegetariana, pero pasta al fin y al cabo... y como tengo veganos en la familia, cuando vienen a casa suelo cocinar algo que vayan a comer todos sin ponerme caras raras. Y de paso puedo suponer cómo sería mi vida sin salsa boloñesa, sin langostinos, sin atún en aceite, sin boquerones en vinagre, sin huevos fritos... buahhh,  me deprimo solo de pensarlo 😭.

Pero claro que de vez en cuando me gusta comer un plato de pasta con verduras, ligero, rápido y sabroso. Seguramente sería mejor hacerlo con pasta integral si te gusta, pero no es mi caso (otro inconveniente de hacerme vegana, y es que le tienen un amor a lo integral que no es normal).
La receta es muy sencilla pero hay que conseguir que el salteado tenga mucho sabor, así que no escatimes en ajo y orégano.


Ingredientes (2 raciones):
- 250 gr. de macarrones
- 1 calabacín (o medio si es muy grande)
- 250 gr. de tomates cherry
- 3 dientes de ajo
- 1 cucharada colmada de orégano 
- 1 pastilla de caldo de verduras
- sal, pimienta negra
- aceite de oliva virgen extra



Elaboración:
Empezamos por hervir la pasta al dente para añadirla rápidamente al salteado de tomates y calabacines.
1. En una sarten amplia (yo en el wok) salteamos los dientes de ajo en el aceite de oliva hasta que cojan un poco de color.
2. Seguidamente añadimos los tomatitos, sal y orégano y salteamos a fuego fuerte hasta que veamos que se empieza a separar la piel de los tomates. Entonces los sacamos y los reservamos en un plato.



3. En el mismo aceite echamos los calabacines finamente cortados y sazonamos con sal y pimienta negra, y si necesita, un poco más de aceite.
4. Una vez hechos los calabacines, blanditos pero un poco al dente, los mezclamos con los tomatitos y los macarrones que ya tendremos hervidos. Ahora mezclamos bien, un par de minutos mejor que dos vueltas rápidas, y servimos rápidamente.





No se le puede pedir más, sano, ligero y sabroso!







¡¡Nos vemos la semana próxima!!


También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+