jueves, 19 de octubre de 2017

MAGDALENAS CASERAS


Magdalenas caseras


¿Cuántas veces has intentado hacer magdalenas en casa y te han salido más planas que una tabla? A mi casi siempre  hasta hace poco y por eso les tenía bastante manía. Siempre he dicho que jamás seré una buena repostera porque a mi me va más lo de cocinar a salto de mata y eso con lo salado te lo puedes permitir. Si me falta un ingrediente o no me gusta, lo sustituyo por otro y a correr y pocas veces sale mal porque la cocina es intuición principalmente, excepto en la repostería. 

No se puede hacer nada sin tener a mano la báscula, sin tener en cuenta el orden de los ingredientes, la temperatura del horno y mil cosas más. Y cuando no sale como te lo habías imaginado te entran las dudas: me he equivocado con la harina, el horno no estaba caliente... yo que sé, la cosa es que acabas rezando para que después del tomate que has organizado en la cocina, el resultado se parezca minimamente a lo que tendría que salir. 

Si a tí también te ha pasado lo de las magdalenas planas, ojalá te ayude esta receta. En cuanto a los ingredientes, como en todo, hay muchas recetas diferentes para hacer la misma magdalena. La mía no lleva mantequilla, es algo que procuro evitar en la mayoría de mis recetas siempre que sea posible, pero los demás son los de siempre, huevos, azúcar, harina y un poco de leche. Lo verdaderamente importante para que tengan ese bonito copete que marca la diferencia entre una magdalena perfecta y una chafada, es la nevera. Una vez que hayas preparado la masa, déjala enfriar en la nevera una hora. La diferencia de temperatura con el horno ya caliente es lo que hará que la levadura se anime a subir como toca. Fácil, no? Pues hala, toma nota y a partir de ahí, a hacerlas de todos los sabores.

Ingredientes (24 magdalenas):
- 3 huevos tamaño M
- 200 gr. de azúcar blanco
- 180 ml. de aceite de oliva suave (0,4 acidez)
- 250 ml. de leche  (yo semidesnatada)
- la ralladura de un limón
- 350 gr. de harina
- 1 sobre de levadura (polvo de hornear) 15 gr.
- 1 cucharadita de agua de azahar o una gotas de esencia de vainilla (opcional)

Elaboración:
1. Batir los huevos con el azúcar. Con varillas se hace en un momento aunque no se trata de montar los huevos, así que puedes hacerlo con una varilla manual siempre que batas enérgicamente.
2. Agregar el aceite y seguir batiendo.
3. Añadir la leche, la ralladura de limón y el agua de azahar o vainilla (o nada porque esto es opcional).



4. Mezclar la levadura con la harina y tamizar poco a poco mientras se va removiendo, esta vez con una cuchara, lengua, etc, hasta incorporarla toda.



5. Ahora mete esta masa en la nevera por lo menos una hora. 
6. Enciende el horno a 220ºC con calor arriba y abajo cuando falten unos diez minutitos para que se cumpla la hora de refrigeración.
7. Una vez pasado el tiempo mete las cápsulas en un molde de magdalenas y llénalos las dos terceras partes, nunca los llenes del todo o tendrás un desastre asegurado cuando suban. 
8. Mete el molde en el horno y baja la temperatura a 200ºC. Verás como en pocos minutos empiezan a subir que da gusto verlas, y cuenta aproximadamente 15 minutos  hasta que tengan un bonito color dorado. Si tus moldes son más grandes o más pequeños porque quieres hacerlas minis pues te costará unos minutos más o menos.  



Con estas cantidades te saldrán dos bandejas, y si solo tienes un molde deja el resto de la masa en la nevera mientras se hace la primera tanda.
Una vez sacadas del horno déjalas enfriar encima de una rejilla y luego guárdalas en una caja metálica para que se conserven tiernas unos cuantos días, si no desaparecen antes.

¡Que las disfrutes!




¡¡Nos vemos la semana próxima!!

También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+

13 comentarios:

  1. Pues sí, tomo nota del truco de la nevera porque parece que no, pero hay que ver lo que ayudan estos pequeños (o grandes) consejos en la cocina. Tus magdalenas han quedado increibles, así no hay problema en comerse algún dulce de vez en cuando, llevan la garantía de calidad entre los ingredientes y se les nota en sabor y textura. Una ricura.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Nuria lo has explicado perfectamente! En el tema magdalenas es fundamental airear la masa, darle frío para que suba con el contraste de temperaturas y poner una bandeja o un molde rígido para que suban hacia arriba y no se expandan a los lados. Si tienes todo esto en cuenta no habrá receta que se resista ¡no hay más que ver las tuyas que son de exposición! ¡Besos mil reina!

    ResponderEliminar
  3. Te han quedado unas magdalenas espectaculares, con un copete divino. Guardo la receta y tus consejos.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  4. Vaya pintaza rica tienen, me encantan!! El truco de poner la masa en la nevera funciona, eso junto a ponerlas en moldes rígidos para que la masa no crezca hacia los lados funciona y queda un copete tan chulo como el que te ha quedado a ti.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Te han quedado divinas. Conocer trucos de repostería es lo mejor, tienes mucho adelantado a la hora de tener seguro el éxito. ¡Manda una docenita, Nuria! que aquí se pierden en un plis plas. Besos guapa.

    ResponderEliminar
  6. Hola, ya sabes que yo también soy de repostería fácil y muy tradicional, de cosas de siempre. Para la repostería hay que tener mucha mano. Reconozco que lo poco que hago me sale bueno así que no experimento mucho, jejeje. Pero hija mía, estas magdalenas se salen de la pantalla, bien ricas estarán porque la pinta que tienen lo dicen todo. Si al final, eres maestra!!! Un beso

    ResponderEliminar
  7. Te han quedado maravillosas estas magdalenas, no creas que a mi me salen bien, al contrario las tengo en punto de mira, a veces me quedan bien y haciendo lo mismo otro día me quedan mal. Las tuyas están perfectas y si meto la masa en la nevera y a ti te ha funcionado bien pero no creas que a mi me funciona siempre...Bess

    ResponderEliminar
  8. Estan perfectas Nuria¡¡¡, me dan ganas de pegarle un bocado, besos

    ResponderEliminar
  9. .Hola Nuria.
    Precioso copete y deliciosas estas magdalenas que nos traes....
    Pero que bonitas te quedaron....
    Ese truco del frio-calor también lo aconseje...pues a mí también me dio resultado...
    Aunque las magdalenas tengan un riquisimo sabor...sin copete no es lo mismo...
    y a mí al principio me costó...
    Un dulce de toda la vida y que nunca pasa de moda.
    Un besazooooo....

    ResponderEliminar
  10. Nuria, gracias por compartirnos este secreto, voy a intentar lo de meter la masa al refrigerador la siguiente vez que hornee magdalenas, que ricas te quedaron!
    Bs

    ResponderEliminar
  11. El truco de la nevera es estupendo. A mí suelen salirme "decentes", salvo una vez que llené demasiado los moldes, y se desbordaron por el horno, además de quedar planas, jajajajaja.
    Las tuyas, desde luego, tienen una pinta espectacular, y seguro que estaban deliciosas.
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
  12. Yo hago muchas magdalenas en casa y es cierto que hay veces que tienen más copetes que otras, será por eso por el contraste de temperatura... lo tendré en cuenta para las próximas. Muy ricas las tuyas. con un copetes estupendo!! Bs.

    ResponderEliminar
  13. Hola, se puede hacer la masa por la noche, meter en la nevera y hornear por la mañana??, un saludo

    ResponderEliminar

Las palabras se las lleva el viento, pero si las escribes en un comentario las guardaré para siempre. Gracias por tu tiempo y vuelve cuando quieras!
Si tienes alguna duda sobre la receta, escríbeme al correo del blog ycontupantelocomas@gmail.com y te contestaré lo antes posible.