GRATINADO DE ESPINACAS Y GAMBAS CON BECHAMEL


Gratinado de espinacas y gambas con bechamel




Estamos viviendo la sequía más importante de la historia  hasta el punto que estamos en situación de emergencia híbrida. Las consecuencias las notaremos a partir de ya, subidas en el recibo de la luz y en el coste de frutas y verduras o el aceite de oliva que también se pondrá por la nubes. 
Los fenómenos meteorológicos siempre nos dan una cura de humildad que, por otra parte, nos merecemos como especie. Hemos sido capaces de los mejores inventos y avances en todos los campos de la ciencia, peeeero... todavía no sabemos cómo hacer llover. Si hay vida en otros planetas que se vayan preparando, que ya hemos fastidiado el nuestro todo lo que hemos podido y en cuanto podamos mudarnos, acabaremos con ellos. 

No todo sería malo, eh? les podríamos exportar la Navidad 😬 y así compartiríamos el estrés pre-navideño, las cenas de empresa, el desfase de gastos, la sobredosis de villancicos, etc. Porque sí, también hemos sido capaces de convertir estas fiestas en un martirio para muchos, y no es mi caso porque a mi me gusta la Navidad, pero es que no tenemos sentido de la mesura y tenemos que hacerlo todo a lo bestia. Esto de encontrar el punto medio, el equilibrio, no se nos da nada bien.

Pero bueno, hoy vengo con una receta sencilla y riquísima y que sin dejarnos un pastizal es perfecta para un día normal y corriente y porqué no también para estas fiestas.
No hace falta mucha presentación para este plato, así que vamos allá con los ingredientes:


Ingredientes:
- 300 gr. de espinacas frescas
- 200 gr. de gambitas congeladas
- 1/2 cebolla
- aceite de oliva
- 50 gr. de mantequilla
- 1 cucharada de  harina
- 400 ml. de leche
- queso rallado emmental
- sal y nuez moscada

Elaboración:
1.  En una sartén pocharemos la cebolla picada con un poquito de aceite de oliva hasta que esté blandita.
2. Añadiremos las gambitas, previamente descongeladas, y saltearemos un minuto.
3. Incorporaremos las espinacas y rehogaremos hasta que se pochen, unos minutos basta. Sazonar y reservar mientras hacemos la bechamel.



4. En otra sartén aparte tostar la harina en la mantequilla y añadir poco a poco la leche (procura que esté caliente) removiendo según se vaya absorbiendo. Una vez hemos terminado con la leche sazonamos con sal y una pizca de nuez moscada.



5. En unas cazuelitas que puedan ir al horno pondremos las espinacas con las gambas, cubriremos con la bechamel y terminaremos con queso rallado.


Solo falta gratinar en el horno hasta que el queso se haya derretido.





¡Hasta la semana próxima!

También puedes seguirme en  Facebook ,  Twitter y Google+

Comentarios

  1. Te entiendo perfectamente cuando ante el aluvión de productos megacalóricos que nos inundan, tú te decantas por preparar un gratinado de espinacas, eso sí, con gambas, para estar a tono con la fecha. Es que yo también lo hago y me encanta. Quien quiera que se atraque y quien no, pues que no lo haga, eso ya es cuestión de cada uno. Pasarnos, nos vamos a pasar todos, pero mi platito de verduras no faltará y a ver quien se atreve a probarlo. Tus espinacas divinas, yo me las comería todas.
    un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan las gambas aunque no tanto las espinacas, no se muy bien el porqué. el plato se le ve muy bueno y rico, sobre todo bajo en calorías que es lo que va hacer falta algunas personas como bien dices

    ResponderEliminar
  3. Muy rico este gratinado, yo hago uno muy parecido y con leche desnatada, muy sano y rico.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  4. Una receta sencilla, pero con las gambitas se convierte en festiva. Y en cuanto a las navidades... hay para todos los gustos, quien las odia y a quien le encantan, pero ellas son puntuales cada año.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Nuria...
    Un plato de fiesta el que nos traes hoy...
    A mi...con lo que ne gustan las verduras...acierto total...y si encima le pones esos ingredientes de lujp mucho nás...
    Te quedó con una pinta de lo mas delicioso.
    En cuanto a las fiestas navideñas...la verdad que cuando llegan estas fechas no me da demasiada alegria... mira que gustarme...antes ...muchisimo...
    pero desde que faltan mis padres...y mis hermanas viven fuera y no vienen para estos dias...la verdad...que la navidad ha pasado a ser no demasiada bonita...en fin..que si no fuese porque tengo unos dias de vacaciones en esas fechas...no me haria ilusion ninguna...
    Pero bueno... los que si puedan disfrutar de estas fechas me alegro de ello... son dias para disfrutar con la familia...
    Me quedo con tu plato...que debe estar riquisimo
    Un besazooo.

    ResponderEliminar
  6. Hola guapísima !!!
    Sabes de sobra que ese humorcillo que te gastas, me encanta. Me rio con tus reflexiones, que no pueden ser más acertadas, y con con el puntito irónico justo para dar que pensar.
    Estoy todavía en modo off, pero ya voy entrando por el aro, que hoy al volver de la oficina me encontré unas luces monísimas de estrella ya colocadas. Indirectas de la familia que me ven remolona este año jajaja
    Tu tarrina está para cogerla con cuidado al salir del horno, y resoplar un poco claro, pero no dejarle ni las migas. Me gusta todo lo que lleva, y como además la bechamel tiene esa gracia tan personal, allí donde cae, mejora el preparado.
    Besotes mi niña, feliz finde largo.

    ResponderEliminar
  7. este es un plato delicioso, no demasiado ligero en cuanto a calorías pero realmente una exquisitez

    ResponderEliminar
  8. Mesura. Esa es la palabra. Que razón tienes...

    ResponderEliminar
  9. Hola! No me gusta lo prenavideño desde hace años.. pero habrá que pasarlo igualmente :) Me parece un gratinado riquísimo, lo pienso hacer, y para mi con mucho queso jaja.. muchos besos y buen fin de semana :)

    ResponderEliminar
  10. Hola Nuria
    Te doy la razón en todo cielo, es cierto que hay veces que se nos va la cabeza por mucho que decimos de controlarnos, no tendríamos freno ni aunque nos lo pusieran, bueno, lo que no reconocemos por nosotros mismos la vida se esta encargando de enseñarnoslo por las malas, así nos va.
    Bueno, me voy con tu plato que a mi me encanta, este gratinado es perfecto, la combinación de sabores es sencilla y muy rica, es un plato sin mucho gasto y que queda de lujo.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. Querida Nuria, antes que nada te pido disculpas por no haber podido pasar antes por tu cocina; estoy complicada con la salud de mi madre, el trabajo y otras cuestiones que me tienen alejada de las redes y de sus blogs, impidiéndome retomar mi rutina como me gustaría…
    En cuanto a la sequía, en el caso de España, y a los desastres climáticos en general, la naturaleza nos devuelve todo lo que le hacemos y con creces. Estoy de acuerdo con vos, si pudiéramos “conquistar” otros planetas, seguro nos los cargaríamos tarde o temprano. Eso sí, lo de exportar la Navidad con todas las cosillas que implica, eso no estaría nada mal. Jajaja :D No tanto por las celebraciones en sí sino por la manía de convertir todo en una cuestión súper comercial, arrastrándonos a ello sin más, como si viniera el fin del mundo. Es verdad lo que decís: la mesura no se nos da nada bien…
    Creo que tu receta esta perfecta para cualquier ocasión y, por qué no, para una comida de fiestas. Por estos lados, con temperaturas que derriten no podríamos; pero, por allí, con un invierno que avanza a paso firme, seguro lo pueden disfrutar divinamente ;)
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  12. Una buena manera de hacer que los peques se coman las espinacas. Me gusta¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  13. Hola, Nuria:
    ¡Cuánta razón tienes en todo lo que dices! ¡Los humanos somos una especie particular! Destrozamos nuestra naturaleza, dañamos el clima y no sigo porque me pongo triste. A ver si algún día nos dedicamos a plantar árboles que atraen la lluvia, por ejemplo. Algunos dicen que para poco sirve, pero poco es más que nada.
    Este gratinado de espinacas y gambas con bechamel que has preparado tiene una pinta de lo más apetecible. Yo lo adaptaría con leche y mantequilla sin lactosa, con tu permiso. Un beso enorme, guapa.

    ResponderEliminar
  14. Hola. yo creo que los extremos son malos y que hay que quedarse en el medio que es donde está la virtud. Eso siempre decía m madre. EN casa hasta que no llega el puente de la Inmaculada no entramos en Navidad. Ponemos el ábol, el nacimiento, adornos... Saco la cpita de vino vino dulce o el anís y a brindar. Después , hasta que no faltan unos días previos a Nochebuena, no saco ni un polvorón, jajajajaaj!!! Es verdad, si los empezamos a comer antes, cuendo llegan esos días estamos hasta el gorro de tanto dulce. Me gustan las mesas navideñas, pero no atiborradas de comida. Lo justo para después tomar unos dulces con cava,y disfrutar mucho de los que estamos. En fin, te he contado un poco de mi vida. pero ahora , te digo que estas espinacas me las pongo cualquier dia, hasta en Nochebuena, mi hija Elisa e haría la ola y te daría un aplauso. Un beso guapísima!!

    ResponderEliminar
  15. Pues sí, comparto contigo que es un adsurdo todo lo que nos montamos para estas fiestas, que hasta hay personas que están pidiendo creditos para las compras navideñas. Por qué no nos paramos a pensar, medio minuto, sólo medio minuto y nos preguntamos hasta dónde queremos llegar con tanta estupidez? No seré radical, pero vamos que no pido yo un credito para comer langostinos en navidad y luego pagarlos durante todo el año, que si no se pueden comer langostinos pues se comen una sopas de ajo y ya está, que no creo yo que en Belén cenaran langostinos cuando nació el jesusito de nuestras vidas o tampoco me parece recordar que se los llevara Melchor de presente, ni los langostinos ni el lechazo o el cochinillo..a ver que estamos desfasando. Bueno, paro y pido disculpas por esta perorata. Un abrazo y decirte que tu plato me ha gustado mucho, mucho.

    ResponderEliminar
  16. Cuantísima verdad en tus palabras mi querida amiga Nuria. Lo exprimimos todo al límite, desde los recursos naturales del planeta a una época tan bonita como es la navidad y la convertimos en algo machacón para la mayoría. Jamás unas fiestas fueron tan amadas y odiadas a partes iguales y es que estamos deseando que lleguen para que se terminen ¡no hay quien nos entienda!

    Tu gratinado me parece una delicia, hay que comer todos los días por muy navidad que sea y este gratinado nos vale para cualqueir ocasión

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  17. Tienes razón en varias cosas, pero, a mi, me encanta la Navidad, a pesar de que tenga algunas cosillas regulares, yo la disfruto mucho y espero seguir haciéndolo.El plato me encanta, no por lo barato, que también, sino porque las espinacas me gustan mucho!! Bs.

    ResponderEliminar
  18. Es una excelente idea este plato que me parece sencillo y delicioso. Cualquier día será fiesta con él. Besos Nuria.

    ResponderEliminar
  19. Una pinta deliciosa,Gracias por compartir .Bssss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Las palabras se las lleva el viento, pero si las escribes en un comentario las guardaré para siempre. Gracias por tu tiempo y vuelve cuando quieras!

Si tienes alguna duda sobre alguna receta, escríbeme al correo del blog ycontupantelocomas@gmail.com y te contestaré lo antes posible.


Entradas populares de este blog

PATATAS "FRITAS" AL HORNO

PUDIN DE MANZANA Y GALLETAS (Microondas)

PASTEL DE PATATAS, BACON Y QUESO

GALLO AL HORNO CON LIMÓN

COSTILLAS DE CERDO AL HORNO